Archivo mensual: noviembre 2010

Mi vida en Francia

Llegué a Francia por mi esposo. Me quedé por su gente, sus paisajes, su idioma: “la dulzura y generosidad y amabilidad y ternura y calidez de los franceses me ha enseñado lo adorable que puede ser la vida si uno se toma el tiempo de ser amigable”. Pero ¡ah! encontré mi gran amor: la comida francesa…

Este es el relato de una historia de amor que culminó con uno de los legados más importantes de la gastronomía, la vida de Julia Child. Su libro, My life in France, habla sobre ese periodo que le cambió la vida para siempre. El resultado: Mastering the art of French cooking.

Muchas veces ha sido criticado y muchas tantas, aclamado. Sin embargo sería un crimen negar que este compendio contiene los tesoros que hoy en día consideran al art de vivre français, un patrimonio de la humanidad otorgado por la Unesco. Y claro, muchos pensarán que las recetas de Julia Child son el reflejo de la sociedad francesa y de su gastronomía, un tanto pretenciosos.

Pero todas las características que lo hacen tan francés es lo que lo hace también encantador. El inexplicable ingrediente secreto de lo que a muchos nos atrae de todo lo que proviene de esas tierras. Muchos se sirven de estas delicias como fuente de inspiración.

Sobre todo esta semana que Estados Unidos celebró el día de Acción de gracias. Disfruté mucho estos últimos días viendo la metamorfosis que sufría el mundo de la moda. Todos hablaban de menús, recetas, decoración de mesas. Unos verdaderos chefs. Creo que esto sólo pasa durante las fiestas decembrinas, pero sin duda fue muy placentero.

En esta ocasión me “autoinvité” a la mesa del diseñador neoyorkino, Isaac Mizrahi, quien homenajeó las recetas de Child. Él declaró en una entrevista con Elle, no ser muy fan del pavo y que normalmente cocinaba el pato a la alsaciana (de Child), pero dijo que de hacer uno, hacía el pavo relleno que Julia Child y Jacques Pépin comparten en su libro Julia and Jacques cooking at home. La receta la encontré afortunadamente en el Washington Post, así que chéquenla aquí. No será para Acción de Gracias, pero a nosotros nos toca para Navidad.

Si de plano no tienen el tiempo o ya tienen una receta clásica para su pavo y no la quieren cambiar, Isaac Mizrahi compartió una receta para los que tenemos un diente dulce: helado de menta con chips de chocolate.

Bon appétit!

Anuncios

… by Stella McCartney!

Cuándo escuchas Stella McCartney, en qué piensas?

Y es que cuando no está diseñando para su línea principal, Stella McCartney, trabaja para su línea deportiva con Adidas, o para la de niños, o en su línea de cosméticos orgánicos, o en su perfume, o, o… ¿Qué no hace?

Primero, un preámbulo. Cuando empezó el mes leí un artículo que hablaba sobre algo que jamás había escuchado y que me llamó la atención: noviembre es el mes del vegetarianismo. Me imagino que no lo sabía porque no lo soy.

¿Qué tiene que ver con Stella? Desde hace unos años, la diseñadora, su papá y su hermana, Mary, fotógrafa de moda, trabajan en una iniciativa que se llama Meat free monday. El énfasis de la campaña no está puesto en el vegetarianismo en sí, sino en el hecho de crear consciencia con respecto a los problemas ambientales, particularmente los gases de efecto invernadero. Ellos proponen que una vez a la semana cada persona se abstenga de comer carne. El objetivo es estar al tanto de lo que causa el calentamiento global y enfrentarlo de alguna manera, con un enfoque positivo.

Como parte de la promoción del Meat free monday, hay un apartado dedicado a las recetas, muchas de las cuales son recomendaciones de nombres reconocidos como el de Jamie Oliver entre otros chefs.

Si no están muy convencidos al respecto, al menos entren al sitio para poner en contexto esta banda sonora del MFM al más puro Beatle style!

Una receta de la abuela de Michael Kors

¡Martha Stewart está con todo! Después de Manolo Blahnik, es el turno de Michael Kors de visitar el set. En este episodio, especial de postres para el día de Acción de Gracias, el juez de Project Runway nos muestra sus habilidades culinarias con un volteado de piña.

Aquí en Canadá ya celebramos el día de Acción de Gracias pero qué mejor manera de agradecer tan buenos invitados que recreando las recetas… ¡A ver si es cierto que Michael Kors cocina como diseña!
Si quieren ver más sobre este episodio, den click aquí: Grandma Bea’s Pineapple Upside-Down Cake.

El romance entre moda y gastronomía sucedió…

cuando estaba leyendo los acontecimientos de este inicio de semana y me disponía a indagar sobre el tema que ahora traigo entre manos (mismo que compartiré con ustedes a la brevedad posible). Y así, como obra del destino, que me topo con este artículo del Wall Street Journal: The New food groupies.
Sólo puedo decir ¡qué maravilla! En unas palabras han logrado captar un fenómeno que está evolucionando de manera estrepitosa: el enamoramiento de dos mundos, el de la moda y la cocina.
El enfoque es simplemente genial, ¿por qué ahora la moda tiene un crush con la comida si los fashionistas ni comen? qué risa.
Pero claro que sí, no hay más que investigar un poco más a fondo para darse cuenta que Ralph Lauren abrió un restaurante americano en su tienda de Paris hace unos meses de nombre Ralph’s. Y en Milan, Marc Jacobs ya tiene un café que además de tener mucho éxito, tiene planes de abrir otro en Nueva York.
Viéndolo en retrospectiva, las aportaciones de Gwyneth Paltrow y su famoso blog Goop así como el libro de cocina del CFDA o consejo de los diseñadores de América, nos damos cuenta de la importancia que ha cobrado la gastronomía en nuestras vidas. Ahora la vemos por todos lados.
A ver, tenemos al Iron Chef, al Next Iron Chef, la Food Revolution de Jamie Oliver (que también está puesta en vigor en el Reino Unido), los programas de Come dine with me (en sus versiones francesa, inglesa y canadiense), el Food Network, un canal, una revista y un sitio, dedicados todos a la gastronomía. Hay para todos los gustos, colores y sabores.
Claro que no es de sorprenderse que la industria de la moda haya recibido gran influencia de lo que sucede a nuestro alrededor, siempre ha sido así y por algo la moda tiene tendencias.
Si acaso hay algo más interesante que ver en todo lo que está resultando de esta poderosa relación, es tratar de indagar hacia dónde se dirige. Quizá llegó para quedarse, finalmente han coexistido toda su vida, no es ninguna coincidencia que tanto Francia como Italia sean las capitales de la moda y la gastronomía… y si eso es un factor de importancia, entonces resta ver qué opinan Paul Smith y Burberry de todo esto.

Las malteadas de Manolo

Cuando una imagen vale más que mil palabras… aquí hay tres:

Y como estoy segura que ya entienden hacia dónde me dirijo: quiero aprovechar este post para no hablar ni de sus diseños ni de sus zapatos. Quedémonos sólo con el hombre que construyó uno de los accesorios favoritos de las mujeres ¿acaso no saben ya que la serie de Sexo en la Ciudad le sirvió de catapulta al estrellato? Bueno pues entonces hablemos en esta ocasión de un pequeño episodio en la vida de Manolo Blahnik.

Recientemente lo vi en un programa estadounidense, el de Martha Stewart. Me llamó la atención que él estuviera ahí. No es ningún prejuicio ni mucho menos, es simplemente que siempre había pensado en Manolo Blahnik como el artista que brilla por sus creaciones, no tanto por la celebridad que representa.

En fin, este capítulo fue muy particular. Hizo una breve presentación de sus zapatos (como si eso fuera necesario) y platicó de su afortunada carrera. Mostró algunos de sus dibujos originales, y tuvo el detallazo de dibujarle un manolo dorado a Martha. Todo esto con el encanto que una persona de su calibre no suele tener y que justamente lo convierte en un gran artista. He leído mucho sobre él y sé que es conocido por ser una persona muy centrada, muy responsable para con sus trabajadores, que la crisis le preocupa y que en una situación como ésta no logra entender cómo las mujeres seguimos pensando en cambiar de zapatos cada vez que cambia la temporada. Pero bueno, de regreso al tema.

Después de su despliegue de habilidades, Martha le debía algo a cambio y estoy segura que además de ser original, el presente le hizo muy feliz.

La cosa es que Manolo amaaaaa el chocolate y él así mismo lo expresa. Y como además resulta ser un apasionado de las tradiciones y de las culturas ¿existe algo que identifique más a Estados Unidos en la cocina que sus decadentes malteadas?

Pues bien, ¡a ponerse el delantal se dijo! Y ni más ni menos que a preparar dos recetas se dispusieron. Ambas eran malteadas, una de chocolate y la otra de caramelo. A mi se me ocurrió que si bien no tengo unos manolos que ponerme, por lo menos podré saborear las aclamadas malteadas Blahnik. Y tal como lo dije al principio, no creo que exista una descripción que esté a la altura de esta imagen:

Si se les antoja probar alguna, en el sitio oficial del programa las pueden encontrar, así como los videos principales. No hay que esperar para poder recrear los dulces sueños de Manolo.