Mi vida en Francia

Llegué a Francia por mi esposo. Me quedé por su gente, sus paisajes, su idioma: “la dulzura y generosidad y amabilidad y ternura y calidez de los franceses me ha enseñado lo adorable que puede ser la vida si uno se toma el tiempo de ser amigable”. Pero ¡ah! encontré mi gran amor: la comida francesa…

Este es el relato de una historia de amor que culminó con uno de los legados más importantes de la gastronomía, la vida de Julia Child. Su libro, My life in France, habla sobre ese periodo que le cambió la vida para siempre. El resultado: Mastering the art of French cooking.

Muchas veces ha sido criticado y muchas tantas, aclamado. Sin embargo sería un crimen negar que este compendio contiene los tesoros que hoy en día consideran al art de vivre français, un patrimonio de la humanidad otorgado por la Unesco. Y claro, muchos pensarán que las recetas de Julia Child son el reflejo de la sociedad francesa y de su gastronomía, un tanto pretenciosos.

Pero todas las características que lo hacen tan francés es lo que lo hace también encantador. El inexplicable ingrediente secreto de lo que a muchos nos atrae de todo lo que proviene de esas tierras. Muchos se sirven de estas delicias como fuente de inspiración.

Sobre todo esta semana que Estados Unidos celebró el día de Acción de gracias. Disfruté mucho estos últimos días viendo la metamorfosis que sufría el mundo de la moda. Todos hablaban de menús, recetas, decoración de mesas. Unos verdaderos chefs. Creo que esto sólo pasa durante las fiestas decembrinas, pero sin duda fue muy placentero.

En esta ocasión me “autoinvité” a la mesa del diseñador neoyorkino, Isaac Mizrahi, quien homenajeó las recetas de Child. Él declaró en una entrevista con Elle, no ser muy fan del pavo y que normalmente cocinaba el pato a la alsaciana (de Child), pero dijo que de hacer uno, hacía el pavo relleno que Julia Child y Jacques Pépin comparten en su libro Julia and Jacques cooking at home. La receta la encontré afortunadamente en el Washington Post, así que chéquenla aquí. No será para Acción de Gracias, pero a nosotros nos toca para Navidad.

Si de plano no tienen el tiempo o ya tienen una receta clásica para su pavo y no la quieren cambiar, Isaac Mizrahi compartió una receta para los que tenemos un diente dulce: helado de menta con chips de chocolate.

Bon appétit!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s